LA SANTÍSIMA TRINIDAD (de los guitarristas)

Queridos hermanos, permitidme hoy hablaros de la santísima trinidad de la religión de los guitarristas. Esas tres encarnaciones de una única cosa que todo guitarrista suele necesitar durante su interpretación. Esto es: sonido limpio (o clean), sonido rítmico (o crunch), y sonido solista (o lead). Más allá del chiste, hay quien usa más o menos sonidos (hablando únicamente de niveles de distorsión), pero para el común de los mortales, estos suelen ser los 3 sonidos básicos con los que desenvolverse sin problemas durante la interpretación de casi cualquier tema. Después de hablar con muchos amigos y conocidos músicos veo que hay bastante desconcierto con este asunto, así que escribo este artículo para daros mi particular enfoque sobre ello.

Como para todo en el mundo de la guitarra, no hay una única fórmula para llegar a la solución correcta. Lo que a algunos les vale, a otros no. Todo dependerá del equipo que tengas y de tu manera de tocar. Como es un tema complejo, voy a tratar de explicarlo con diferentes supuestos comentado los pros y los contras que veo en cada uno según mi experiencia.

Otro apunte más es que voy a hablar únicamente de amplificadores de válvula. Para los amplificadores de transistores podrían aplicarse las indicaciones del “Supuesto 3”, ya que el punto fuerte de estos equipos suelen ser los sonidos limpios.

 

Supuesto 1: amplificador multicanal

Los amplificadores multicanales, como su propio nombre indica, tienen varios canales que podemos configurar de manera independiente. En el caso de tener dos canales, podemos configurar el primero como limpio, el segundo como rítmico (con un nivel de ganancia muy moderado) y obtener el canal solista mediante un pedal de boost u overdrive (de los que hablaré al final). Si el amplificador tiene 3 o más canales, pues ahí ya lo tienes todo.

Algunos amplificadores como los Elmwood o los Mesa Boogie suelen tener un segundo control de Master o de Solo. Con esto conseguimos una subida de volumen en cualquiera de los canales en los que nos encontremos tocando para destacar por encima de la banda cuando lo necesitemos.

Lo bueno de este sistema es, precisamente eso, su versatilidad. Lo malo es que, por lo general, los aparatos que hacen muchas cosas no suelen brillar en ninguna, cuestión que se agrava cuando, además, los diferentes canales comparten sección de ecualización o reverb.

Elmwood

 

 

Para los dos siguientes supuestos voy a distinguir entre monacales tipo británico (Marshall, Vox, Orange, Laney, etc.) y americanos (Fender) debido a su diferencia de funcionamiento, los primeros más enfocados a sonidos distorsionados y los segundos destacando por sus tonos cristalinos.

 

Supuesto 2: amplificador monocanal tipo británico

Los amplificadores monocanal, como su propio nombre indica, solo disponen de un sonido (bien limpio o bien saturado), lo cual no significan que carezcan de versatilidad si sabemos usarlos. Se abren otras dos posibilidades en este punto:

2.1.- Configurando el amplificador en limpio: fijamos el control de ganancia del amplificador bajo, justo antes de que el sonido empiece a distorsionarse durante un rasgueo intenso. Aquí, necesitaremos un buen pedal de overdrive que nos proporcione ese sonido crunch para las partes rítmicas, y añadiremos un pedal booster u otro overdrive que nos permita levantar la señal de nuestro instrumento durante los solos. Si necesitamos sonidos más extremos cambiaremos el pedal de overdrive por uno de  distorsión.

La ventaja de este sistema es que podemos obtener unos sonidos realmente limpios para un amplificador tipo británico. Por contra, la calidad de nuestros sonidos distorsionados irán acordes a la calidad de los pedales empleados.

2.2.- Configurando el amplificador saturado: esta es mi opción favorita, pero para hacerla funcionar necesitamos cambiar algunos conceptos a la hora de tocar, donde entran en juego dos factores a los que no todos los guitarristas están acostumbrados: los controles de volumen y tono de la guitarra, y la dinámica en la pulsación.

Fijaremos el control de ganancia a nuestro gusto para conseguir nuestro sonido rítmico. Para el sonido limpio bastará con jugar con los controles de volumen y tono de la guitarra y para esta configuración os puede resultar realmente útil realizar la modificación de Treble Bleed. Para el solista, emplearemos un pedal booster u overdrive.

La pega de este sistema es que el sonido limpio, dependiendo del tipo de amplificador, nunca va a ser tan cristalino como en el resto de supuestos, siempre va a tener ese “algo” crujiente que a mi, por otro lado, me encanta. Lo bueno, es que se suele exprimir el potencial del amplificador (estamos hablando de amplificadores británicos, enfocados para la distorsión) y conseguir unos sonidos saturados realmente bonitos. Además, el juego con los controles de la guitarra te permite conseguir unos matices y unas dinámicas nunca experimentadas con el resto de sistemas.

Monocanal brit

 

Supuesto 3: amplificador monocanal tipo americano

Para este tercer caso, es válido lo explicado en el apartado 2.1. El punto fuerte de estos amplificadores suele ser su sonido limpio, cristalino y percusivo y merece la pena disfrutar de él. Con un par de pedalitos podemos hacer el resto.

Monocanal americano

 

 

Ahora pasemos a aclarar algunos conceptos sobre esas cajitas de colores que suelen estar a los pies de los guitarristas: los pedales. Me consta que hay cierta confusión entre los booster, overdrive, distortion y fuzz. Todos ellos tienen algo en común, y es que sirven para aumentar la señal de nuestra guitarra. Os paso una breve explicación de cada uno para que entendáis qué hacen y cómo podemos usarlos en nuestra cadena de efectos.

-Booster: la función de este pedal es aumentar el nivel de señal de nuestra guitarra sin añadir compresión, distorsión ni colorear el sonido (en teoría), solo volumen. Haciéndolo funcionar sobre un canal limpio notaréis un incremento de volumen. Sobre una señal saturada, debido a la compresión de esta, solo percibiréis un aumento en la cantidad de distorsión (y por tanto, algo de volumen, pero nada significativo). Usado por el loop de efectos (si el ampli dispone de él) puede levantar el volumen de una señal distorsionada, pero os añadirá también mucho ruido de fondo.

Ejemplos: MXR Micro Amp, Fultone Fat Boost, EHX LPB-1, Suhr Koko Boost…

 

-Overdrive: la finalidad de este pedal es emular la saturación natural de un amplificador de válvulas colocado a un volumen moderado, lo cual significa que incluso el ajuste de ganancia máximo no será muy extremo. Sobre un sonido limpio nos servirá para tocar blues y rock, pero nada más heavy. Sobre un sonido distorsionado la cosa cambia, pues gracias a que no solo añade volumen, sino grano de distorsión y compresion, puede ayudarnos a conseguir tonos muy hard rockeros y más allá. Además, situando el control de ganancia al mínimo y subiendo el de volumen puede comportarse como un booster.

Ejemplos: Ibanez Tubescreamer, Fultone Fulldrive, Boss SD-1…

 

-Distorsión: Como su propio nombre indica, estos pedales producen una distorsión asimétrica, pura y dura. Mucho volumen, mucha compresión, mucho grano de distorsión, mucho sustain… ideal para hacerlos funcionar sobre sonidos limpios, ya que suelen llevar una sección de ecualización bastante maja para poder ajustarlos sobre un canal ya ecualizado.

Ejemplos: Fultone GT-500, Pro Co RAT, MXR Dist +…

 

-Fuzz: ya hemos hablado de estos pedales en otro artículo, pero básicamente son saturaciones muy bestias, con gran realce de las frecuencias agudas y graves, y un sustain infinito. Explicar el funcionamiento y las aplicaciones del fuzz puede ser extenso y complejo, así que a los interesados os recomiendo este artículo en el que otro ser humano ha invertido ya su valioso tiempo y que, además, está genial explicado.

Ejemplos: Dunlop Fuzzface, Fultone Soulbender, EHX Big Muff…

 

-Ecualizadores: estos no los deberíamos meter en esta categoría pero bien es cierto que hay muchos (muuuchos) guitarristas que los usan para subir su volumen durante los solos. En este caso, aunque algunos guitarristas no lo sepan, lo que están es haciendo funcionar su pedal como un booster en frecuencia, realzando ciertos tonos que les hacen sobresalir en la mezcla musical.

Ejemplos: Boss Equalizer… y no sé cuál más, en realidad…!!

 

Además de todo esto, hay que añadir que existen un montón de pedales en el mercado que reúnen en la misma caja un booster y un overdrive, o un booster y una distorsión, o un overdrive y una distorsión… y cualquier combinación que se le ocurra a la mente de un empresario humano, con lo cual podríamos tener resuelto nuestro problema de los 3 sonidos con un solo módulo.

Espero haber aclarado algunos conceptos pese a la densidad del texto, pero ¡nadie dijo que formar parte de la religión de los guitarristas fuera fácil! Así que ahora, coged la guitarra y, rememorando esa célebre frase de la película Dogma, “Hermanos, ¡a pecar como marranos!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *