MINI GUITARRA iBURSWOOD

Las versiones pequeñas de las cosas siempre le han hecho mucha gracia al ser humano: los bebés, los cachorrillos, las casas de muñecas, los Seat 600, las mini empanadillas… Las mini guitarras no iban a ser menos y es lo que explica que alguien caiga en la trampa de comprar uno de estos mini engendros seguido de un: “Es que es taaaaaan mooooona…”.

IMG_6746

Este pequeño despropósito llegó hasta mi por parte de un amigo que la adquirió de segunda mano por 45 €, incluyendo una funda, un cable y un mini amplificador muy mono también. La compró para su hija de 6 años con la esperanza de despertar en ella el gusto por la guitarra. Es una buena razón, pero en este tema, personalmente, creo que un niño debe aprender con una guitarra normal. Aunque el tamaño pueda parecer un poco exagerado a priori para unas manos tan pequeñas, es mejor acostumbrarse a la longitud de escala del instrumento estándar. Si no me creéis, ahí está Youtube para atestiguar con videos de niños de 8 años tocando como demonios guitarras normales.

En el caso de mi amigo no hay marcha atrás. Ahora es nuestra y tenemos que aprender a quererla, así que vamos a ver cómo emplear algunos truquillos sin invertir dinero para mejorar un poco el instrumento. E intentar quererla aún más.

Se trata de un diseño inspirado en la Stratocaster, con cuerpo de madera laminada, mastil de arce y diapasón de palorosa. Puente fijo y una única pastilla simple regulada por un potenciómetro de volumen. Conviene aclarar que la afinación en estos instrumentos de escala tan corta no es la MI estándar con la que afinamos las guitarras de tamaño normal, si no que va, de sexta a primera cuerda: La, Re, Sol, Do, Mi y La. Sería como tener una guitarra normal con un capo en el 5º traste.

En un primer vistazo, el gran problema de esta guitarra es la altura de las cuerdas, que están muy separadas del diapasón y la hacen imposible de tocar. Como consecuencia, el quintaje está totalmente perdido. Mi amigo trató de bajar al máximo las selletas del puente, pero no fue suficiente.

Lo primero que vamos a hacer es retirar las cuerdas para darle un buen pulido a los trastes sin deshacemos de las viejas, ya que aún nos serán de utilidad. Después vamos a dejar una altura óptima en la cejuela tal y cómo expliqué en su día en este artículo.

IMG_6743

Una vez que comprobamos que la altura en la cejuela es la adecuada, vamos a resolver el problema de la altura en el resto del diapasón.

Desmontando el mástil vemos, como era de esperar, que carece de alma, con lo cual debemos buscar algún sistema para cambiar el ángulo del mástil respecto del cuerpo y que las cuerdas queden más cercanas al mástil en su parte central, alrededor del traste 12.

IMG_6738

En este caso empleamos el truco de los calzos en el neck pocket. Se trata de ir poniendo unas pequeñas tiras de cartulina (las tarjetas de visita son ideales para esto) en el extremo, atornillar e ir comprobando alturas. En este caso llegué a necesitar hasta 4 tiras.

IMG_6739

En este punto comprobamos que la cosa va bien porque ahora las cuerdas trastean y eso nos obliga a regular los saddles del puente a una altura más correcta. A diferencia de antes, la cuerda apoya correctamente sobre ellos y ejerce la presión adecuada.

Vamos al otro extremo de la guitarra y observamos uno de los puntos más débiles de este instrumento: los afinadores. Fabricados con alguna infame aleación del infierno presentan además una terrible holgura que comprometen mucho la estabilidad de la afinación.

Apretamos bien todos los tornillos y aplicamos un poquito de grasa en los mecanismos. Parece que quedan más firmes pero siguen teniendo esa maldita holgura.

IMG_6742

Otra de las modificaciones es variar el ángulo de entrada de las cuerdas suprimiendo los espaciadores de las guías de las cuerdas en el clavijero.

Ahora sí, podemos colocarle un juego de cuerdas nuevo y ajustarla de manera normal. Aunque la afinación no es demasiado estable debido a los afinadores, la altura de cuerdas permite tocar con mucha más soltura que al principio. El quintaje, aunque ha mejorado al bajar la acción de las cuerdas y regular la altura de la pastilla, no es perfecto y en una escala tan corta las notas suenan un pelín desafinadas según vas aproximándote a la parte media y aguda del diapasón… Estos cacharros están “mal paridos” desde su concepto y es difícil dejarlos 100% perfectos…

Sorprendentemente ahora se toca de manera bastante decente y como guitarra de viaje también puede servirnos, por su reducido tamaño y peso. A diferencia de la otra guitarra de viaje que ya os enseñé aquí, a más o menos mismo tamaño esta resulta más cómoda para tocar debido a que tiene más cuerpo para apoyar la mano, aunque la Hofner es escala completa y afinación estandard. Si el uso que vamos a darle a la guitarra durante el viaje es simplemente practicar y evitar que nuestros dedos se oxiden, este mini jamón puede servirnos perfectamente.

En cualquier otro caso, si estás pensando en hacerte con una, mi consejo es que te olvides y te agencies una estupenda y barata guitarra de tamaño natural como mi querida Telecaster China. Si la has comprado ya… bueno, por 45 € siempre puede servirte como mini decoración o para echarla a la estufa en invierno!

Rock&roll!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *