MONTANDO TU PROPIA GUITARRA II

Si estás realmente decidido a montar tu propia guitarra, hay algunas cosillas que conviene tener en cuenta. El primer paso de todos es hacer un diseño de lo que nos gustaría tener. Hazlo sobre papel y emplea, en esta primera fase, términos genéricos. Por ejemplo: cuerpo stratocaster, madera aliso, mástil de arce con diapasón de palorrosa y trastes Jumbo, tres pastillas single coil con cancelación de ruido, afinadores con bloqueo…

Nada de marcas ni modelos, eso vendrá después, en la fase de investigación y trabajo de campo. ¿Por qué? Muy sencillo, no todos los componentes funcionan óptimamente con el resto de los componentes. Por mucho que leamos reviews  “independientes”, descripciones y vídeos del propio fabricante, no siempre vamos a encontrarnos con lo que esperamos.

Una pastilla de guitarra, por ejemplo, no se comporta ni parecido en un cuerpo de fresno que en uno de caoba, con mástil atornillado o encolado, ni en dos instrumentos con longitudes de escala diferentes. Las variables son muchas, ciertamente. En el caso de los vídeos que hay circulando por la red, obviamente, te puedes hacer menos caso aún. No son solo los amplificadores y pedales que puedan usar, es el micrófono, el sistema de grabación y edición y, por si fuera poco, la compresión de audio al subirlo a internet. En la mayoría de los casos poco queda del tono real del instrumento o de la pieza de hardware que estamos viendo y menos aún de sus matices, que son los que nos interesan.

Lo cual solo nos deja un poco más a ciencia cierta los componentes que hayas podido probar en persona y los de tus amigos, aunque esto a veces no suele ser de gran variedad. Otra opción es buscar la guía e inspiración en instrumentos de fabricantes ya hechos y que nos gusten.

Lo más básico es elegir la forma del cuerpo, la longitud de escala y las maderas del cuerpo y mástil, ya que el resto de componentes se tendrán que adaptar al mueble, y no al revés.

En foros y mil páginas especializadas de la red podréis encontrar información sobre cómo se comporta cada tipo de madera y cómo interactúa con otras. Yo ya hice ese trabajo en su día y vosotros tendréis que hacerlo también para averiguar cuál es la madera más adecuada para lo que estáis buscando.

Sobre la longitud de escala (distancia entre la cejuela y el puente) podemos decir que lo normal son tres tipos (cuatro si incluimos las guitarras barítonas), 25,5” tradicionalmente guitarras Fender y casi todas las Superstrats de Ibanez, ESP, Jackson, Charvel, etc; 24,75” tradicionalmente en Gibson, Grestch, etc, pero también en alguna Fender como la Jaguar; y 25” empleada por PRS como término medio entre las dos marcas clásicas.

Hoy en día algunos fabricantes de piezas, como Warmoth, venden cuerpos y mástiles con forma Fender y medidas de longitud de escala Gibson y al revés, pero conviene tener muy claro el efecto en el tono final de la guitarra que una longitud de escala diferente puede ocasionar en un modelo que tradicionalmente usa otra.

Un ejemplo de cómo usar la longitud de escala para conseguir un efecto determinado es el guitarrista Paul Gilbert sobre el diseño de su última guitarra, la Ibanez Fireman. Él quería una guitarra con pastillas single coil, pero con una mejor respuesta en graves, mayor sustain y aplomo. Usó una guitarra que, sobre el papel, tenía una filosofía más Gibson (cuerpo y mástil de caoba y longitud de escala 24,75”, puente fijo TOM) para crear un tono como de Stratocaster pero con más carácter, más contundencia, pero sin perder demasiado la personalidad de estas pastillas. Estas, además, están anguladas al lado contrario del tradicional, no solo la del puente, si no todas. Él dice que para emular el tono de Hendrix, ya que al utilizar una guitarra para diestros invertida, la pastilla le quedaba angulada al contrario. Todo eso está muy bien, pero yo personalmente creo que es más una cuestión de compensación de tono al poner ese tipo de pastillas en ese tipo de construcción.

ibanez_fireman

 

Una vez tengas claro el modelo, las maderas, longitud de escala, y las marcas y modelos de hardware, la siguiente pregunta es la más lógica: ¿dónde conseguir todo lo que necesito?

La respuesta más fácil es: Internet. Hay un montón de tiendas que se dedican a la venta de piezas de recambios (que no fabricantes, que son menos) por Internet. Puedes tratar de comprar algunas en tiendas físicas en tu ciudad, pero no suelen tener demasiado. Una vez, en Madrid, entré en una conocidísima y ya reubicada tienda en la calle Alberto Aguilera preguntado si vendían cejuelas de Tusq para un bajo. El simpatiquísimo dependiente se limitó a salir de su ensoñación, mirarme con desdén y decirme: “Esas cosas no se venden, te las tiene que hacer un luthier y además valen un pastón”. A parte de demostrarme su escaso conocimiento e interés del negocio al que se dedica, me demostró que conseguir  piezas de hardware básicas en tienda física sería  una tarea casi imposible.

Actualizacion 01/2017: En Madrid he descubierto una tienda recientemente llamada Madinter, con suministro de todo tipo de partes y herramientas para luthier. No he comprado nada aún, pero algunas consultas que les he realizado vía e-mail han sido siempre muy agradables y rapidos en contestar.

Así que decidí que las tiendas online extranjeras, e incluso alguna nacional, se comportan, por lo general, mucho mejor con el cliente. Tratan de responderte a todo lo que les plantees por absurdo que sea, y en general los precios no están mal. Intento no dejar mi dinero fuera de mi país y fomentar el negocio local, pero creo que las tiendas deberían espabilar ante la creciente posibilidad de comprar por internet a cualquier parte del mundo.

La tienda más prestigiosa en cuestión de maderas, acabados y opciones de personalización es sin duda Warmoth. Son norteamericanos y la calidad de sus productos es conocida por todos. Por todos, excepto por mí, que nunca les he comprado.  El problema es que sus precios son un poco altos (la calidad se paga, oiga) y sobre todo el tema de los cargos extra en las aduanas. La broma puede salir por un buen pico. Además, el sistema de pago que tienen me parece un poco antediluviano por transferencia bancaria, sin VISA o PayPal. También otra tienda de prestigio y donde podreis encontrar no solo piezas de recamio, si no toda clase de herramienta especializada es Stewmac, pero tampoco tengo experiencia con ellos.

Así que navegando por la web de unos cursos de luthería que unos alemanes imparten todos los veranos en la isla de Formentera  llegué hasta la web de sus productos. Su nombre es Rockinger. Tienen bastantes productos y pese a que no hay mucha información sobre ellos en la red decidí jugármela. Principalmente les he comprado puentes, afinadores, electrónica, tornillería, hardware, etc. Todos estos productos cada uno de su marca (CTS, Switchcraft, Gotoh…)  y a un precio razonable. Lo que compré marca Rockinger, sin embargo,  fue el cuerpo de la guitarra. Se trataba de un cuerpo de Stratocaster de Aliso Rojo Americano, con cavidad para tres single coils y puente vibrato estilo vintage. Por lo que he podido averiguar estos cuerpos proceden de Japón y es un poco más pesado que el de una Fender Stratocaster USA, de tres piezas y con una capa finísima de poliuretano. Al paso de los años puedo decir que me parece de una muy buena calidad y tienen (o tenían en su día) un precio muy razonable. Tanto que hace un par de años me monté otra segunda Strato y volví a elegir el mismo cuerpo de Rockinger. Estoy igual de satisfecho o más (este segundo es más ligero). La única pega que puedo sacarle es que los colores en que se venden no son exactamente los mismos de Fender (aunque los llamen igual), pero los acabados estan muy bien.

Otra tienda en la que suelo comprar por su cercanía y atención es Herrera Guitars, son buena gente y el trato que han tenido conmigo siempre fue muy bueno. Los cuerpos y mástiles que ellos venden son de Allparts.

EL CUERPO

P1080275

Como ya he dicho, cada madera aporta un tono diferente. No voy a hablar sobre cada una porque ya se habla suficiente en Internet sobre ello, así que cada uno que haga examen de conciencia, lea y llegue a la conclusión de que madera es la suya.

El problema con los cuerpos es que la mayoría de los relativamente asequibles están bajo sospecha de un escaso proceso de secado y, en mi opinión, esto es porque se producen muchos cuerpos en Asia donde las condiciones de humedad son totalmente diferentes a las de Europa o América. Hoy en día la mayoría de los proveedores de madera disponen de hornos donde secar la madera mucho más rápidamente que en un secadero natural, pero los escasos contorles de estos fabricantes, para quienes interesa más la cantidad que la calidad, puede hacer que nos encontremos con piezas que se terminen agrietando, por no hablar de su escasa resonancia. Muchas gangas que podemos encontrar en Ebay, por ejemplo, proceden de estas producciones, así que mucho ojo. El precio de un cuerpo medio decente debería estar en torno a 250 -300 €.

Quitando este aspecto tan difícil de controlar, lo que debemos intentar fijarnos es en las piezas que componen el cuerpo, el grosor y tipo de acabado que lleva.

Un cuerpo de una sola pieza de madera tendrá una resonancia fantástica, pero será bastante caro. Por lo general, un cuerpo de calidad media aceptable será de dos o tres piezas.

Como referencia y para derribar algunos mitos os contaré que tuve la oportunidad de hacer un tour por la fábrica de Fender en Corona (California) y nuestro guía nos comentó que las maderas usadas en los cuerpos de los instrumentos American Standard y las Standard fabricadas en Mexico eran exactamente las mismas, solo se diferenciaban en que las USA podían estar fabricadas de 3 piezas como máximo y las mexicanas hasta un maximo de 7. Cada uno que saque sus propias conclusiones. En el futuro haré una entrada de dedicada a esta y más perlitas con las que me encontré en mi visita a esa fabrica.

Respecto al acabado del cuerpo tenemos laca poliuretano, que suele ser la más extendida, una laca fuerte y resistente y que se mantendrá bien durante muchos años. Esta laca es sintética y barata de aplicar. Los amantes de lo vintage le achacan que la guitarra no respira como es debido y que este laca atenúa muchas frecuencias y el cuerpo no resuena adecuadamente. Por otro lado, tenemos a fabricantes de primer nivel (PRS, Suhr, Music Man, Vigier…) que emplean este tipo de acabado en sus instrumentos y que defienden sus propiedades.

El acabado de nitrocelulosa es más difícil de encontrar y más caro, ya que lleva un gran trabajo de aplicación y pulido. Es la laca que llevaban los instrumentos antiguos, las reediciones de Fender y la mayoría de las guitarras Gibson. Es una laca con base natural, muy delicada y que envejece casi al ritmo de su dueño. Mucho más porosa que el poliuretano y con un tacto en ocasiones un poco pegajoso.

Por último, otra opción que nos podemos encontrar en los cuerpos que se venden son los unfinished o sin acabado. Ideal si queremos hacer nuestro propio diseño o directamente aplicarle una capa de aceite y cera. Generalmente suelen necesitar un último repaso de lija antes de aplicar el acabado.

Sea cual fuere, lo interesante de un acabado es que sea lo más delgado posible.

EL MÁSTIL

P1080277

El mástil merece también un apartado en sí mismo. Al fin y al cabo es una de las partes que más van a influir en nuestra comodidad al tocar. Obviando la longitud de escala de la que ya he hablado, veo tres puntos importantes en los que fijarse a la hora de elegir un mástil: el perfil, el radio de diapasón y el tamaño de los trastes.

-El perfil es la forma o grosor del mástil. Las guitarras tipo Les Paul tienen generalmente un grosor mayor que el que tendrá una tipo Ibanez. Las Stratocaster por lo general están en un término medio, pero aún así existen un montón de perfiles diferentes: C, D, U, V, Soft V, etc…

Para mí que tengo las manos grandes, el perfil no era un problema, así que me hice a un C tirando a grueso sin problemas.

-El radio de diapasón es el grado de curvatura que presentan tanto el diapasón como los trastes. En guitarras Fender tradicionales este es de 7,25” lo cual nos indica que la curva va a ser bastante pronunciada. Este radio nos da una gran facilidad para la ejecución de acordes, puesto que esa curvatura tiene el objetivo de adaptarse a la forma natural de la mano. Por el contrario da algunos problemas a la hora de hacer bendings y es difícil conseguir una acción baja como se emplea en instrumentos más modernos.

Yo estaba acostumbrado en ese momento a guitarras Ibanez, que por lo general tienen un radio de 16” (bastante más plano) y sabía que el cambio podría ser difícil. Así que busqué un término medio y me decidí por buscar un mástil con radio 12”, que es lo que tienen las guitarras Gibson. Además, tengo una Samick, imitación de  SG con ese radio y siempre me pareció un mástil comodísimo.

-Con los trastes sucede un poco como con el radio del diapasón. Unos trastes altos te permiten ejecutar mejor la técnica de vibrato, además de aportar mayor sustain. Para mí, trastes Jumbo, sin duda.

Así que en mi caso me vi buscando un mástil de Stratocaster, con 22 trastes, con radio 12”, trastes Jumbo y de arce de una sola pieza con acceso al alma por la parte de abajo. Casi nada. Debo decir que mi guitarra ha pasado, a lo largo de los años, por tres mástiles diferentes hasta que he encontrado el que finalmente me gustaba.

Primer error, comprar en Ebay. No os fieis de las piezas que vendan por Ebay, sobre todo en cuestión de mástiles y cuerpos. En el mejor de los casos son piezas de fabricantes grandes desechadas en los controles de calidad, como contaba más arriba. Recordad las palabras de las madres: “Ignorante, nadie da duros a cuatro pesetas”.

El motivo del cambio de todos esos mástiles fue que a los dos primeros les faltaba alguna característica de las que me propuse en un principio, pero me precipité al comprarlos restándoles importancia. El primero lo tenía todo excepto el radio de diapasón, que era 9,5 (vale, y además odio el arce “ojo de pájaro”). El segundo lo tenía todo excepto los trastes Jumbo… Me engañaba a mí mismo, porque finalmente esos pequeños detalles me obsesionaban y me hacía cambiar de mástil. El que tengo ahora lo tiene todo (¡por fin!) y  estoy muy contento con él.

Otro detalle a fijarse en los mástiles es el acceso al tornillo del alma. Los hay que se accede desde la pala (truss rod) y desde la parte de abajo, la opuesta (heel rod).

En un primer momento la decisión puede parecer clara: cómodo acceso desde la pala, sin desmontar nada ni hacer modificaciones. Es cierto que el ajuste de curvatura del mástil se realiza mucho más fácilmente que en guitarras de este tipo, pero también es verdad que ese hueco practicado en la pala debilita mucho el mástil en esa zona. Esta debilidad se traduce en una mayor fragilidad a los golpes (mástiles rotos por la pala a la primera de cambio) y sin llegar a casos tan extremos, seguro que habéis notado alguna vez una guitarra con la pala ligeramente torcida hacia delante. Esto se debe a la tensión de las cuerdas y la falta de rigidez de la madera en ese punto.

En el tema de los diapasones haré una breve reseña a que los mástiles de una sola pieza (los de arce, por ejemplo, que son los más usuales) suelen tener una mejor resonancia que los mástiles compuestos de varias piezas o piezas de diferentes maderas. El inconveniente es que son mucho más sensibles a los cambios de humedad ambiente. Los mástiles construidos de varias piezas suelen ser más robustos ya que las maderas empleadas suelen aportar rigidez extra al conjunto.

¿Mástil atornillado o encolado? Pues depende del tipo de guitarra que queramos montar, obviamente. Si es tipo Fender, el mástil atornillado es parte del secreto del sonido de estas guitarras, con ataque y brillo. Si es tipo Gibson, lo mismo. De todas maneras debemos recordar que vamos a montar la guitarra en casa y el proceso de encolado no solamente es complejo sino que requiere de una cierta experiencia. Fijar un mástil atornillado también tiene su aquel, pero es mucho más sencillo. Por otro lado, tener un mástil atornillado también tiene la ventaja de poder cambiarlo si no te convence, y una vez encontrado el mástil de tus sueños, encolarlo.

Pues básicamente esto es lo que debéis empezar a plantearos si queréis montaros vuestro propio instrumento.

Como esto puede resultar bastante aburrido, en el siguiente artículo os mostraré cómo monté las mías y los problemas y truquillos que fueron surgiendo. Entiendo que es una forma mucho más amena de verlo.

Atrévete!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *