TREMOLO JOYO JF-09

Hoy vamos a echarle un ojo a uno de los pedales de la marca Joyo y a hacerle una pequeña modificación para mejorarlo un poco más, si cabe. Joyo es una marca china que fabrica pedales, principalmente diseños copiados de otras marcas (Boss, Fulltone, MXR, Pro Co, Xotic, Tech 21, etc.) y suficientemente modificados para no tener, aparentemente, problemas con la ley. Podéis encontrar estos pedales bajo otros nombres como Harley Benton, pero el pedal es exactamente el mismo, como ahora veremos.

Para el que no lo sepa, el trémolo es un efecto que produce bajadas y subidas de volumen en la señal del instrumento a una cierta velocidad, fijada por el control de Rate. Este efecto puede ser más sutil o más pronunciado ajustando el control Intensity. Solía instalarse en los primeros amplificadores Fender y Vox.

El pedal de hoy en particular se trata de un efecto de trémolo totalmente analógico y con célula óptica, a la antigua usanza de los circuitos de los amplificadores Fender, y de ahí su cálido sonido. Además es True Bypass, por lo que no coloreará el tono de vuestra guitarra cuando esté apagado y el precio, actualmente, es de 29 €. ¿Qué es lo que tiene de especial este pedal? Pues en realidad todo: efecto básico, que suena muy bien, que se porta bien en tu cadena de efectos y además es súper económico.

Si bien el diseño de su caja de aluminio podría ser algo más bonito (¿ese perro con cara de tener malas pulgas…?) los controles y el conmutador tienen un tacto robusto. El LED de encendido parpadea a la velocidad a la que está fijado el control de RATE (lo cual es una gran ayuda a la hora de configurarlo) y se puede alimentar tanto con un adaptador de 9V de los de toda la vida (tipo Boss) o con una pila.

Los últimos años he tenido otros dos pedales diferentes de trémolo, mucho más caros que el Joyo: el Earthquacker Devices Hummigbird y el Boss TR2, y el JF-09 es sin duda el más parecido al efecto de trémolo incluido en mi Fender Princeton Reverb Blackface. Entonces, si es tan perfecto, ¿qué hay que mejorar? Pues justo de lo que adolecen la mayoría de este tipo de pedales: la caída en el volumen cuando encendemos el efecto. Afortunadamente este pedal monta dos mini potenciómetros internos que ajustan el volumen y la intensidad del efecto, así que vamos a abrir el pedal para acceder a ellos.

Lo primero es quitar los 4 tornillos de la tapa inferior para poder retirarla.

Aflojamos el tornillo que fija los botones a los potenciómetros para poder sacarlos. Con una llave fija o inglesa quitamos las tuercas de los conectores jack, los dos potenciómetros y el conmutador DPDT. Extraemos con cuidado todo el conjunto.

En la placa podéis ver serigrafiado la marca JOYO, el modelo JF-09 y la fecha de lanzamiento. Localizamos los dos potenciómetros y observamos que, desafortunadamente, el que corresponde al volumen está ya ajustado al máximo.

Este potenciómetro es de 10 K Ohmios, así que una solución es sustituir este por uno de mayor valor para disponer de un rango de volumen más amplio. Además, ya que nos ponemos, vamos a colocarlo en el otro lado de la placa para evitar tener que desmontar totalmente el pedal cada vez que queramos retocar este ajuste.

Un potenciómetro de 100 K Ohmios nos puede servir perfectamente. En mi caso particular, el que tengo por el cajón es de 250 K, que puede servir igual aunque haya una parte del recorrido que nunca vayamos a usar.

Empezamos desoldando, con mucho cuidado, el antiguo para retirarlo. Esta placa lleva estaño en ambas caras, así que hay que calentar un poquito más de lo normal.

Como el potenciómetro que voy a colocar es ligeramente más grande que el original y las patillas no encajan bien en el hueco, voy a unir por cables los terminales 1 y 3, y soldaré el 2 directamente a la placa para darle estabilidad. Además, al colocarlo en el otro lado de la placa, el potenciómetro actuará al contrario de lo habitual, es decir, aumentará el volumen al girarlo en el sentido contrario a las agujas del reloj. Aprovechando que voy a unir los terminales de los extremos con cables, voy a cruzarlos para corregir esto y que el incremento se produzca al girar en sentido horario, como es lo normal.

Fijaos que he colocado unos pedacitos de cinta termorretráctil para tapar las soldaduras en los terminales 1y 3 para que no hagan contacto con otro componente y nos produzcan un cortocircuito.

Soldado ya el terminal 2 a la placa, solo nos queda conectar todo y ajustar el volumen al gusto.

La operación ha sido todo un éxito. Una modificación sencilla, rápida y que soluciona definitivamente el único punto débil de este básico pedal. Ahora ya podemos montarlo todo otra vez y disfrutar del que es, sin duda, el mejor trémolo en relación calidad precio del mercado.

Hasta la próxima modificación!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *