CAMBIANDO LAS PASTILLAS A UNA STRATOCASTER

A petición popular hago esta entrada ya que muchos me habéis pedido que muestre el proceso de montar un golpeador completo con pastillas y resto de electrónica.

La víctima en cuestión es mi querida y mil veces mutada Stratocaster de kit. Hasta ahora había montado una combinación de pastillas HSS, con dos Dimarzio Area 61 en posición de mástil y medio y una de las primeras Dimarzio AT1. Además, uno de los potenciómetros de tono escondía un push-pull que conmutaba un treble-bleed (para poder desactivarlo al usar un fuzz) y el otro control de tono, otro push-pull que pasaba a single coil la humbucker del puente.

Las pastillas, francamente, suenan de muerte. Dimarzio realmente ha hecho un buen trabajo con las de la serie Area, con un tono single coil realmente puro y con cancelación de ruido. Lamentablemente, también son pastillas con una salida bastante alta para lo que son mis gustos actuales (esos que están siempre cambiando, sí…). Serían como el equivalente a unas Texas Special de Fender, pero sin ruido de fondo, por poner un ejemplo que muchos entenderéis a la perfección.

Las pastillas con baja salida (o vintage output en inglés) generalmente imitan el tono de las primeras unidades allá por los años 50. Suelen carecer de los graves y medios sobre ecualizados de las pastillas más modernas pero por el contrario el tono general es mucho más orgánico y al tener imanes más débiles el sustain del instrumento se ve incrementado. No son pastillas para todos los estilos, ni siquiera dentro de los estilos “viejunos” (esto lo aclararé más adelante) pero para country y blues resultan deliciosas, para el que sabe apreciarlas.

En este caso hemos elegido un set de las nuevas pastillas de Fender Pure Vintage 56. Como podéis ver en las especificaciones, son de muy baja salida con una ecualización bastante plana si bien tienen una pequeña tendencia hacia las frecuencias agudas.

IMG_3284

IMG_3285

Bueno, nos metemos al lío y como siempre lo primero es retirar las cuerdas y empezar a quitar los tornillos que sujetan el golpeador al cuerpo.

IMG_3286

Cuando los tengamos todos fuera, levantamos el golpeador con cuidado, pues aún estarán enganchados los cables del jack de salida y la toma de tierra que va a la garra de los muelles del tremolo.

IMG_3287

IMG_3288

IMG_3289

En este caso, como vamos a cambiar de una configuración HSS a una SSS, el golpeador es otro distinto. Si tuvieseis que usar el mismo golpeador os recomiendo cortar los cables con cuidado y desmontar toda la electrónica. Empezando de cero se pueden hacer las cosas con mayor limpieza y evitaremos errores.

Empezamos a montar las pastillas en el golpeador. En este caso, siendo históricamente respetuosos con las originales, en lugar de muelles han incluido unas anillas de latex. Introducimos el tornillo a través del agujero del golpeador y a continuación la anilla, para que quede entre el golpeador y la pastilla.

IMG_3293

Colocamos las pastillas y empezamos a encajar los tornillos en sus agujeros. Es posible que os cueste un poco la primera vez, ya que generalmente suelen venir bañadas en cera o parafina (para evitar acoples y ruidos raros) y los agujeros vienen tapados. Apretáis un poco y veréis como el tornillo rosca sin problemas.

IMG_3295

IMG_3296

Hacemos lo mismo con las otras dos pastillas restantes.

IMG_3298

Pasamos ahora a montar los controles de volumen y tono. Al tratarse de pastillas single coil lo normal es usar valores en todos ellos de 250 K Ohm y logarítmicos (mi elección), si bien los de tono pueden ser lineales también, consiguiendo otro tipo de recorrido del estándar. Los que he comprado son de Göldo, una marca alemana que importa de Japón electrónica y hardware de una calidad más que aceptable. Generalmente he usado siempre CTS, pero en estos Goldo el eje gira mucho más suavemente, lo cual me gusta más.

IMG_3300

Observad que lleva una tuerca, dos arandelas y otra tuerca más. Esta segunda pareja de arandela y tuerca nos permitirá fijar la altura del embellecedor de plástico que luego montaremos.

IMG_3301

IMG_3302

IMG_3303

Ponemos los tres a la misma distancia y podemos ir montando el conmutador de pastillas también. Este último no tiene mucho misterio: dos tornillos.

IMG_3305

Para no hacernos un lío marcamos con cinta de carrocero los vivos que corresponden a cada pastilla: los cables blancos. Los cables negros son la masa o negativo e irán soldados todos juntos, con lo cual no es necesario identificarlos.

IMG_3306

Podemos colocarlos y, con ayuda de unas bridas para inmovilizarlos, ir dirigiéndolos hacia el hueco de la electrónica.

IMG_3307

A continuación, preparamos los potenciómetros. Todos ellos van a ir conectados en su chasis por un cable de masa. Ayudándonos de una lima pequeña (o raspando con la punta de un destornillador plano) retiramos un poco de la capa de galvanizado que los recubre. Esto ayudará a que el estaño se agarre mejor a la hora de soldar.

IMG_3309

Una vez que tenemos todo esto preparado buscamos el esquema que queramos montar. En las páginas de Dimarzio y Seymour Duncan tenéis todos los montajes más populares y algunos más enrevesados. En mi caso elegí uno de 3 single coils con 1 volumen, 1 tono de mástil y medio, y 1 tono de puente. El conmutador estándar de 5 posiciones: mástil, mástil + medio, medio, medio + puente y puente. Podéis encontrar más esquemas aquí.

Dibujo

Para las conexiones de este circuito podéis comprar cable especial con recubrimiento de algodón, como el que llevan los cables de las pastillas, si os queréis poner exquisitos. Mi recomendación es que un cable normal os hace la misma función electrónicamente y tonalmente. Cuando os deshagáis de aparatos electrónicos tipo televisores, radios u ordenadores podéis aprovechar para haceros con una buena cantidad de cables que os serán muy útiles para estos proyectos. Si no, en tiendas de electrónica tenéis un amplio surtido en calidades y secciones.

Sin más, empezamos a montar el circuito tal y como indica. En esta otra entrada ya os explicaba cómo soldar para el que esté un poco verde en estas lides.

Es buena idea imprimirse el esquema en papel e ir tachando las uniones de cables según las vayamos poniendo, así nos aseguramos de que lo hemos hecho todo.

IMG_3310

IMG_3311

IMG_3313

IMG_3315

IMG_3317

Como podéis ver, he añadido un condensador en el potenciómetro de volumen que no figura en el esquema. Se trata del treble bleed y podéis leer sobre ello en esta otra entrada.

Terminamos soldando los cables del jack de salida y de la masa de la garra del trémolo. Recogemos y colocamos los cables para que entren en el hueco de la electrónica. En este caso, los cables son semi rígidos y se quedan con la forma al doblarlos, pero si los que usáis son más flexibles podéis fijarlos de nuevo con una pequeña brida.

IMG_3318

IMG_3319

Ya solo queda colocar el golpeador con cuidado en su sitio. Si veis que no termina de entrar por alguna parte, echad un vistazo y recolocadlo hasta que encaje todo sin esfuerzo, pero no lo forcéis. Antes de fijarlo al cuerpo con los tornillos conviene comprobar que hemos hecho todo bien: conectamos a un amplificador dándole toques, con cuidado, con algo metálico (la punta de un destornillador es perfecto) a los polos de cada una de las pastillas al tiempo que movemos el conmutador de posición y los controles de volumen y tono. Tenemos que escuchar claramente cómo actúa cada uno.

Si está todo correcto, ya solo queda poner los tornillos, cuerdas y realizar los ajustes relacionados de altura de pastillas (en mi caso las he dejado entre 2 y 2,3 mm aproximadamente) y entonación que podéis encontrar en otras entradas de este blog.

IMG_3320

Hecho esto, ya estaría todo listo. Ahora podemos empezar a disfrutar de los diferentes matices que aportan las nuevas pastillas. Quien busque en estas pastillas el tono de SRV o Hendrix mejor que elija otras. No todas las Stratocaster (como les pasa a todas las guitarras) suenan igual. Existe una diferencia muy grande entre las de los primeros 50, las de los primeros 60, los últimos 60 y primeros 70, y todo que vino después. Cada época ha tenido su combinación de maderas y hardware, que han ido creando instrumentos cada vez más potentes para adaptarse a los nuevos estilos musicales y equipos de sonido siempre en constante evolución.

En este caso la guitarra ha perdido mucho nivel de señal respecto de las anteriores pastillas, el sonido tiene muchos menos graves y medios, y cuando la saturamos el tono es mucho más suave. Sin embargo, ha ganado en sustain y en claridad. Casi puedes escuchar las notas por separado al rasgar un acorde y los agudos están muy presentes pero sin llegar a ser estridentes en absoluto. Y como por suerte los controles de EQ del ampli se pueden mover (en serio, probadlo sin miedo!) podemos compensar esa perdida en graves y medios y tener un tonazo de country, blues y rock de morirse…Fender ha hecho un gran trabajo en la recreación de estas deliciosas pastillas, mis favoritas hasta la fecha de todas las que he probado, sin duda.

No todo en la vida son guitarras con sonido a motosierra!!

7 Comments

  1. Aberto

    Yo creo que, igual (digo igual porque aquí hay mucha controversia), el orange drop va al revés. Ya sé que, en teoría, no tiene polaridad, pero igual algún oscilómetro no dice lo mismo. Mira en internet preinstalaciones profesionales destinadas a la venta.

  2. Juan Pablo

    Oye me confundí al principio solo veía los cables blancos, y los negros que son la masa hasta ahí bien, luego aparecieron cables amarillos, rojos, azul y café, me puedes explicar para que sirven cada uno y donde van, y muchas gracias 🙂

    1. Hola, no me estas indicando de qué guitarra se trata ni ninguna pista más… así es imposible saber. Los cables pueden ser de muchos colores, cambia en cada instrumento, pero deben seguir los esquemas de conexión. sigue cada uno y asegurate de que cada uno está en su sitio. Saludos!

  3. Gabri

    Muy buen artículo, muy claro y útil para los que no tenemos ni idea de electrónica. Gracias por este y otros tantos artículos que nos han servido de mucho a los más novatos!
    Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *