CAMBIANDO UN GOLPEADOR

Hoy vamos a cambiar el golpeador por otro de distinto color para darle un cambio de look a nuestra Stratocaster. Esta operación es relativamente sencilla, pero conviene tener en cuenta ciertas consideraciones.

Lo primero en lo que debemos fijarnos es en la procedencia del instrumento. Si es norteamericano (USA), las medidas de todos sus componentes (incluido el golpeador) vendrán según el sistema de medida imperial (pulgada, pie, yarda, milla) a diferencia de casi todo el resto de fabricantes que se basan en el sistema métrico. Existen ciertas diferencias entre ambos,  así que si pretendéis cambiar el golpeador de una Stratocaster (o Telecaster, JazzBass, Precission, SG, Flying V, Explorer, etc) Made in USA tendréis que comprar el recambio original o fijaros que sea expresamente compatible.

Otra consideración es el número de agujeros de tornillos y las capas que componen el golpeador. Los golpeadores de las Stratocaster más antiguas, por ejemplo, eran de una sola capa y eran fijados por 8 tornillos en lugar de los 11 de las guitarras modernas.

En este caso voy a cambiar el clásico golpeador blanco de Stratocaster por uno negro, conservando las cubiertas de las pastillas y los botones en blanco.

Ya que vamos a sacar las pastillas, sería interesante medir y apuntar la altura (distancia entre el polo magnético de la pastilla, y las cuerdas E grave y E agudo) de estas para dejarlas igual en el nuevo golpeador. Lo siguiente será quitar todas las cuerdas.

P1090506

P1090507

Una vez hecho esto podemos empezar a quitar los tornillos. Conviene que recordéis qué tornillo corresponde con cada agujero, a fin de que al volver a ponerlos el tornillo encaje perfectamente en con sus surcos. Esto no es algo especialmente crítico en instrumentos más o menos nuevos, pero en los más antiguos conviene hacerlo para evitar agrandar los agujeros y que los tornillos terminen quedando flojos y se salgan.

Golpeador1

Una vez liberado el golpeador, podemos empezar a desmontar los componentes, empezando por ejemplo con los botones. En este caso van metidos simplemente a presión, pero algunos botones metálicos llevan un pequeño tornillo en el lateral (generalmente de punta plana o Allen) que hay que aflojar antes de tirar de ellos. Ojo con esto.

Golpeador2

Quitamos también la punta del conmutador de pastillas.

P1090514

Aflojamos las tuercas de los potenciómetros con una llave inglesa o fija de la medida que corresponda. Debemos agarrar bien por el otro lado los potenciómetros a fin de que no den vueltas y retuerzan el cableado, rompan soldaduras, etc.  Cuidado también con las arandelas.

P1090516

P1090517

Quitamos los dos tornillos que sujetan el conmutador de pastillas.

P1090518

Y empezamos a desmontar también las pastillas. Mucho cuidado de no perder los muelles.

P1090519

Si lo preferís, cuando tengáis liberado el golpeador del cuerpo, podéis desoldar el cable de masa y el cable del Jack de salida para poder trabajar más cómodos. En mi caso el cable daba longitud de sobra para poder moverlo y además tenía el cableado tan organizado con bridas y demás, que no se movió demasiado al desmontarlo.

P1090520

Además del golpeador voy a cambiar el conmutador de pastillas por un Megaswitch E, en el que hablaré en otro artículo para no mezclar las cosas.

P1090522

Mi Stratocaster tiene un mástil de 22 trastes, lo cual quiere decir que tiene un diapasón ligeramente más largo que el mástil tradicional de Fender. Esto me va a obligar a recortar un poco el golpeador en la zona del mástil para que encaje correctamente y de paso practicarle la abertura para poder acceder al alma, así que usaré como patrón el golpeador que ya está instalado.

Golpeador3

P1090527

Este rebaje lo he hecho con un mini taladro tipo Dremel, con un accesorio de lija rotatoria, a velocidad baja para que sea más controlable. Esta operación genera mucho polvillo de plástico.

Golpeador4

Golpeador5

P1090534

Si hubiera quedado alguna rebaba, podéis quitarla con una lima pequeña normal en unas pocas pasadas suaves.

Hecho esto voy a colocarle unas tiras de cinta de aluminio adhesiva para que el hueco de la electrónica quede apantallado como con el golpeador antiguo.

Golpeador6

Con un cutter hacemos los huecos de los componentes.

Golpeador7

P1090543

Ya tendríamos el golpeador listo para montar los componentes, así que repetimos el proceso al contrario, pero sin apretar del todo los tornillos.

Golpeador8

Una vez montado todo de nuevo en el golpeador conectamos el Jack de la guitarra a un amplificador y ayudándonos con un objeto metálico (un destornillador, por ejemplo), vamos dando golpecitos en los polos de las pastillas y comprobando que todo funciona correctamente, que las pastillas suenen en las posición del conmutador correcta, potenciómetros de volumen y tono, etc.

P1090559

Una vez esté comprobado que funciona todo bien podemos retirar el plástico protector del golpeador y apretar finalmente todos los tornillos y tuercas que fijan los componentes.

P1090561

Encajamos el golpeador en su sitio con cuidado de no pillar los cables de la electrónica por debajo  y colocamos todos los tornillos que lo fijan al cuerpo pero solo con un par de vueltas, sin apretarlos. Una vez que están todos colocados y vemos que el golpeador encaja correctamente podemos apretarlos todos a la vez, poco a poco.

P1090562

P1090563

En este punto puede sucedernos un problema más o menos común, que los agujeros de los tornillos del golpeador no encajen en los que hay en el cuerpo. Tenemos dos opciones: comprar otro golpeador que nos encaje perfectamente o practicar agujeros nuevos.  Personalmente soy partidario de la primera opción, pero es cierto que hay ciertos casos donde no queda más opción que la segunda. Si es vuestro caso, probablemente tendréis que tapar muchos de los agujeros antiguos y hacer otros nuevos.

Para taparlos podéis emplear serrín de madera y cola, aunque es una operación un poco complicada. De manera rápida y casera podéis arreglarlo con un par de palillos de dientes redondos mojados en un poco de pegamento de cianocrilato (tipo Loctite). Una vez seco tendréis que cortar el sobrante del palillo y lijarlo con cuidado para que no sobresalga.

Fijad el golpeador en su sitio y aseguradlo con cinta de carrocero, a fin de que no se mueva  y marcad con un rotulador los puntos donde van a ir los nuevos tornillos.

Con un taladro de mano y una broca del tamaño del nervio del tornillo (sin contar con la espiral), haced el agujero lo más perpendicular posible al cuerpo cuidando de no pasaros de una profundidad mayor que la longitud del tornillo.

Siento no tener fotos de este proceso. Desde la primera vez que me pasó, me aseguro de las medidas y los agujeros de los golpeadores que cambio. De todas formas, es relativamente sencillo y espero haberlo explicado bien.

Una vez montado el golpeador en el cuerpo y habiéndonos asegurado que todo funciona bien, montamos un juego de cuerdas y hacemos el mantenimiento y ajustes rutinarios.

Debo decir que en el fondo me gusta el golpeador blanco clásico. Aunque este negro no le sienta nada mal. Igual al próximo cambio de cuerdas vuelvo a colocarle el antiguo… total, es bastante sencillo, ¿no?

P1090566

P1090568

7 Comments

  1. Sergio

    Hola. Quería hacerte una pregunta: ¿sabes si son compatibles los recambios entre sí de las Fender Japan, USA y México?

    Especialmente en lo que respecta al pickguard.

    Gracias

  2. Jose

    Lo que no entiendo es por qué no compruebas primero si el nuevo golpeador encaja perfectamente con los agujeros de los tornillos de la guitarra,antes de desmontar toda la electrónica y volver a instalarla en el nuevo golpeador para luego llevarte el chasco de que ese golpeador o no te sirve o bien tendrás que hacer nuevos agujeros y tapar los originales.
    No crees que sería más lógico?

    1. Hola! lo primero de todo, gracias por tu comentario.
      En realidad la posición del parrafo en el que menciono esto es más una cuestión de orden de las ideas en el artículo que realmente el punto del proceso donde sea más lógico comprobar si el golpeador nos sirve o no. De hecho, si te fijas, al principio aviso de las diferencias en el número de tornillos en el golpeador (de 8 a 11) y las diferencias entre las medidas imperiales y métricas según el origen de nuestro instrumento. Me pareció algo tan obvio que no me pareció demasiado importante mencionarlo hacia el final. Sin embargo, ahora que lo comentas, puede darse una 3ª opción, y bastante común, por cierto: que nos encajen casi todos los tornillos excepto un par de ellos. Ahí si que no tendremos más remedio que usar el metodo de taparlos y volver a hacerlos nuevos. Saludos!

      1. Pepe.

        Hola Javier, me gusta como queda ese golpeador negro en esa guitarra, aunque como tú comentas por ahí, el golpeador blanco de toda la vida tiene algo especial,es en esencia “el golpeador”.

    1. ¡Hola, gracias pot tu respuesta!
      La verdad que ha quedado bonita 🙂 No sé cómo se verá en las fotos, pero el color real es el llamado Fiesta Red.
      Personalmente creo que otros colores de golpeador que le favorecen son el Mint Green e incluso algún Red Tortoise, aunque con este último creo que queda mejor el otro tono de rojo Fender, Candy Apple Red. Cuestión de gustos.
      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *