TALLANDO UNA CEJUELA DE HUESO

Como ya he comentado en otras ocasiones, la cejuela, esa lámina que encauza las cuerdas hacia las clavijas de afinación, tiene una importancia vital en el tono final de la guitarra. Pese a todo es uno de los elementos más infravalorados a la hora de modificar el instrumento en busca de una mejora en la voz de este. La cejuela no solo dirige las cuerdas a los afinadores, sino que marca el principio de la escala y transmite las vibraciones de las cuerdas al mástil; de ahí su importancia.

Las cejuelas que nos encontramos en los instrumentos de hoy en día son de muy diversos materiales: plástico en los más económicos, marfil sintético, hueso sintético, hueso auténtico, bronce, metálica con rodamientos… Cada uno tiene su propio timbre y características, siendo el peor de todos, como os podéis imaginar, el plástico. No me voy a poner a enumerar las cualidades tonales de cada uno, pues ya hay mucho información en la web sobre ese asunto.

Los materiales más famosos que se han usado tanto en guitarras clásicas y acústicas como eléctricas por sus cualidades sonoras, dureza y baja fricción (cualidad indispensable para mantener la guitarra afinada) han sido el marfil (en los modelos más lujosos y esperemos que sea algo que desaparezca por completo cuanto antes) y el hueso. Como os imaginareis, la diferencia entre ambos es más de exclusividad que otra cosa, de hecho, en Rockinger podéis encontrar incluso huesos de mamut ruso para tallar vuestra cejuela.

Casi todas mis guitarras montan cejuelas de hueso sintético que funcionan muy bien y ya venían precortadas a la medida, solo había que ajustarlas de altura. Nunca, hasta hoy, me había atrevido a tallar yo mismo la cejuela, pues me parecía un trabajo bastante complicado y que requería bastante experiencia. Sin embargo, tenía algunas piezas de hueso que me regaló el gran luthier Vicente Carrillo y decidí que era hora de empezar a adquirir esa experiencia.

IMG_2684

La víctima no podía ser otra que mi Telecaster Jack & Danny de 100 euretes, que como no, monta una cejuela de plástico, como corresponde a su precio. Es recomendable practicar con guitarras baratas porque si metes la pata el disgusto es menor, y si tienes éxito has mejorado el instrumento. Así que nos ponemos manos a la obra.

Como nunca he tallado una cejuela no tengo las herramientas necesarias, que serían un tornillo de banco y un juego de limas de luthier del calibre concreto de las cuerdas. Las limas son muy caras y existen alternativas a estas, el tornillo sin embargo se puede encontrar por menos de 10 € y facilita la vida en futuros proyectos. A mi me pudo la prisa y una sargenta que tenía por casa me sirvió bastante bien. El resto son herramientas bastante fáciles de encontrar, como una segueta y lijas de diferentes grosores.

Lo primero será medir la distancia desde la parte baja de la cuerda hasta lo alto del traste 1. Esta medida es sumamente importante ya que si en la nueva cejuela nos pasamos de profundidad en los surcos de las cuerdas, tendremos trasteos y lo contrario nos dejará con una guitarra incómoda y difícil de ajustar.

IMG_2720

Hecho esto debemos aflojar y retirar las cuerdas sin quitarlas. Puedes sujetarlas con un poco de cinta a la trasera del mástil para que no molesten.

IMG_2688

Con un papel y un lapicero hacemos un calco de la cejuela para asegurarnos de que si se rompe al extraerla, tenemos la medida de los surcos.

IMG_2691

Con la punta de un destornillador fino u otro objeto similar vamos levantando la cejuela poco a poco y por ambos lados, con golpes suaves hasta que la podemos extraer del todo. Una vez fuera limpiamos bien el pegamento y polvo que pudiese haber en el canal del mástil, pues necesitamos que la nueva asiente perfectamente para que la superficie de contacto sea la mayor posible.

IMG_2692

IMG_2693

Ahora podemos tomar el resto de las medidas de la cejuela, como longitud total, ancho y distancia a la que se encuentran los diferentes surcos. En nuestro caso, están separados por 7mm

IMG_2694

Juntamos la cejuela con la pieza de hueso. Las sujetamos entre sí con un pedacito de cinta de doble cara y dibujamos en el hueso la silueta de la cejuela original.

IMG_2695

IMG_2696

Sujetamos la pieza de hueso con el tornillo de banco (con sargenta en mi caso) y con la segueta vamos cortando dejando un cierto margen por encima de la silueta que hemos dibujado.

IMG_2700

IMG_2702

Una vez tenemos la nueva cejuela en bruto pasamos a darle la forma, lijando. Esto se puede hacer a mano, frotando la pieza contra una lija apoyada en una superficie recta y consistente, o bien sirviéndonos de un mini taladro tipo Dremel y sus accesorios. En este punto, recomiendo encarecidamente el uso de gafas de seguridad y, sobre todo, mascarilla, pues se genera una gran cantidad de polvo.

IMG_2706

Aquí es simplemente echarle paciencia y hacerlo con cuidado para no pasarte de los contornos dibujados. Una vez tengamos el contorno perfecto, queda rebajar el grosor de la pieza. En mi caso, tenía que rebajar de 5mm a los 3mm que medía la original. Volvemos a frotar la pieza, esta vez por ambos lados, contra la lija (yo usé grano 120). Es importante que sujetemos la pieza firmemente para que el desgaste se produzca igual por todos lados. Cuando creamos que nos vamos acercando al grosor deseado, vamos probando en el canal del mástil hasta que entre justa, pero sin que haya que apretar mucho.

IMG_2707

IMG_2710

El siguiente paso es darle a la base de la cejuela el radio del diapasón del mástil, para que asiente perfectamente en el canal. Para ello, colocaremos una tira de lija en el diapasón del segundo traste y frotaremos de nuevo para que nuestra pieza adquiera la forma correcta

IMG_2712

IMG_2714

Una vez asentada en su lugar correctamente, pasamos a marcar la posición de los surcos con las medidas que tomamos al principio. Hacedlo con un portaminas o un lápiz bien afilado. Tras marcarlo, comprobamos con la cejuela original que los surcos están en el mismo lugar

IMG_2715

IMG_2716

Extraemos la cejuela y la volvemos a sujetar firmemente con el tornillo de banco para hacer los cortes de los surcos con la segueta. Mucho cuidado en este punto para que los cortes queden rectos y no demasiado profundos.

Estamos ya en la recta final de nuestro proyecto. Montamos la cejuela en la guitarra y colocamos las cuerdas en su sitio, sin apretarlas demasiado, solo para cerciorarnos de que la distancia entre las cuerdas ha quedado bien y ni la 1ª ni la 6ª llegan a salirse del diapasón.

Con una lima de cola de ratón (que se puede encontrar en cualquier ferretería), comenzamos a agrandar el surco de la 6ª cuerda que hicimos previamente con la segueta. Esta tarea requiere de mucha paciencia para hacerla poco a poco, comprobando a menudo el progreso de nuestro trabajo colocando y apretando las cuerdas. Es por ello que no desmontamos en su momento el juego de cuerdas viejo. Cuando lleguemos a la altura aproximada que tenía la cuerda con la cejuela antigua, pasamos al siguiente surco. Recordad que es mejor que quede un poco alta (siempre se puede retocar más adelante) a que nos pasemos con el surco y la cuerda trastee cuando la pulsemos al aire.

IMG_2717

IMG_2718

Usad la lima de cola de ratón con las 3 cuerdas superiores (6ª, 5ª y 4ª). Esta lima tiene un extremo más fino y se va ensanchando hacia el mango; usad únicamente la parte que tenga el grosor de la cuerda que estéis trabajando.

Para las tres primeras cuerdas restantes, emplearemos un pedacito de papel de lija, doblado por ambas caras y bien apretadas, para tratar de tener una lima bien fina que aplicaremos para ahondar en el surco.

IMG_2722

IMG_2723

Esta es una de las partes más importantes del proceso, así que insisto en que tengáis paciencia y mucho cuidado.

Una vez hemos conseguido la altura de las cuerdas correctas, colocamos las cuerdas, afinamos y comprobamos que no hay trasteos, ni resulta incómoda de tocar, etc.

Si te has pasado haciendo el surco y no puedes repetir la pieza, una solución es tapar el hueco fallido con polvo de limar el hueso y una gota de pegamento tipo Loctite. Déjalo secar y comienza a hacer el surco de nuevo.

En la última fase, pondremos un poco de lija alrededor de una superficie lisa y dura (yo usé un pedacito de madera) y lijaremos enérgicamente la parte superior, con las cuerdas puestas hasta que dejemos la cejuela a ras de estas.

IMG_2725

IMG_2731

Hecho esto podemos repasarla suavemente con lijas cada vez más finas con el fin de pulir la pieza y darle brillo.

IMG_2735

Una vez la tengamos terminada, la fijaremos con una única y pequeña gota de Loctite en el canal del mástil. Colocamos cuerdas nuevas, realizamos los ajustes normales de altura y entonación… y listo! Hemos mejorado exponencialmente el tono de nuestra guitarra, con más pegada y twang, definición y sustain. Ahora que eres un experto, a por el resto de guitarras!!

IMG_2736

IMG_2738

 

 

 

 

4 Comments

  1. Denden

    Bravísimo! Una cuestión porque por estos lares mi buen hombre no existe el Loctite. Veo que tiene una gama variada de pegamentos, en específico ¿cuál usaste?, para buscar uno similar. Salud!

    1. Hola, efectivamente usé cianoacrilato, marca Loctite. Si no tienes puedes usar una gotita de pegamento de contacto, por ejemplo. La idea es fijar la cejuela al surco para que no se caiga en los cambios de cuerdas. Lo ideal es poner la minima cantidad a fin de intentar que el contacto de la cejuela con el mástil sea la maxima superficie posible. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *